<< ver todos los archivos de José Ferrero

texto6

José Ferrero, una poética de la ausencia
(para el catálogo:  José Ferrero Villares: “A propósito de la deconstrucción”
Archivo Histórico de Álava    20-1-00//20-2-00      D.L: VI-724-1999)
Estamos en una época de permanente redefinición de los lenguajes del arte,
y de ampliación de sus aparentes límites, y la fotografía reivindica también para
sí esas posibilidades, más allá de  su tradicional dependencia de las otras artes y
de los innegables servicios a ellas prestados, y obtener con ello, con la posibilidad
de utilizar en sus propias formas de expresión conceptos y lenguajes aportados por
el arte de nuestro tiempo,  plena carta de naturaleza como disciplina artística.

En este contexto, José Ferrero, un artista inquieto donde los haya, se ha significado en la última etapa de su obra fotográfica, que ya le ha deparado un merecido reconocimiento internacional, por una notable libertad creativa dentro de presupuestos sin duda influidos por las tendencias conceptuales.
José Ferrero, como todo verdadero artista en cualquier disciplina, pretende transfigurar la realidad, crear para el espectador una realidad distinta a la de lo cotidiano sirviéndose de la fotografía. En su trabajo actual se plantea lo que podríamos llamar un “registro de ausencias”, una serie de obras en las que la imagen se nos ofrece solo parcialmente visible creando una nueva expectativa para la mirada y una acusada tensión entre el  fragmento y la totalidad, subrayada por la sensación de que lo que no está es lo que verdaderamente importa. Claro que el éxito de la experiencia se sigue del acierto en dos decisiones del artista: la elección del motivo y del encuadre y, después, de lo que ha de permanecer visible y de aquello que ha de permanecer oculto. Los espacios vacíos son activados por los restos de la imagen, lo que determina esa dinámica de tensión y la inquietante y misteriosa ambigüedad de las fotografías.
El fotógrafo nos conduce, por otra parte, a una especie de entrañamiento, de complicidad sentimental con las imágenes: sentimos como si de algún modo  nos concernieran. La tensión se agudiza  por eso y porque tendemos a pensar que nada parece definitivo en las escenas que contemplamos, nada está irremediablemente desaparecido sino solo escondido, cubierto ,   pendiente de ser completada la escena en cualquier momento. Ferrero es como un mago, un prestidigitador que ha hecho desaparecer parte de la realidad, aunque solo temporalmente, y nos induce a reconstruirla. Un buen ejemplo de ello puede ser la secuencia de esa pagina de un álbum de familia, una boda a la que nos sentimos extrañamente invitados un tema especialmente proclive a esta poética de la ausencia en la que José Ferrero trabaja. Sus fotografías promueven la aventura de mirar y nos obligan a recomponer o reinventar la realidad a partir de esos trozos de vida que nos faltan.
Oviedo, octubre de 1999
Por Rubén Suárez