<< ver todos los archivos de Concha Pérez

texto3

ALOJAMIENTOS TEMPORALES
La estructura que organiza el espacio es algo que te marca.
Habitar un lugar es una cuestión compleja, Ya que estamos condicionados
por la geografía del lugar, las nuevas tecnologías,…
Tenemos que aprender a convivir entre todas aquellas cosas que nos rodean,
usar los lugares, no poseerlos mercantilmente.
La especulación conlleva a la movilidad y esto a la reestructuración y reorganización
del espacio y a la inclusión de significados nuevos.


Los movimientos de la multitud designan nuevos espacios con nuevos usos, y en sus trayectos establecen nuevas residencias. A través de la circulación, la multitud se apropia temporalmente del espacio.
La acomodación de los espacios por la población no viene dada por una conceptualización, idealización, preexistente sino por una necesidad práctica que tiene un carácter inmediato y efímero.
Por un lado los usos del espacio están siendo continuamente cambiados,entre otros, por un tipo determinado de población que vive en la periferia del sistema social y se encuentra en una situación de enorme inestabilidad.
LA CALLE EN LA CASA – LA CASA EN LA CALLE
Uno de los indicios que caracterizan a ciertas poblaciones que se encuentran en “carencia límite” es la carencia de espacio.
La condición de carencia de espacio lleva a una situación ambivalente: el no poseer espacio convierte en bueno para habitar cualquier espacio. Esto conduce a redefinir por el uso, lugares a los que se les aplica un cambio de significado.
Los lugares que son de todos ( con propietario ausente, lugares públicos, de tránsito, en ruinas, …) son lugares en los que es posible establecer residencia inmediata y temporal.
El espacio queda así reinterpretado como uso y como propiedad
Con ALOJAMIENTOS TEMPORALES trato de hacer una obra contextual inserta en el tiempo en que vivimos, que responde a una realidad exterior filtrada a través de una visión personal conectada con la realidad social. No hablando de una manera explícita sino poética.
A través de una estrategia de diálogo de contrarios manejo nociones o conceptos con el binomio interior-exterior, calle- casa, individualidad – colectividad, refugio temporal – vivienda permanente, construcción – destrucción,…
Lleva a una dialógica como estrategia de trabajo  en la que contradecirse y complementarse incluye la complejidad y la descontextualización, es decir, hay una ruptura de la relación convencional entre imagen y significado.
Idea de crear Paisajes “ irreales” no dominados semánticamente por un sistema linguítico reconocible.
Mostrar imágenes sugerentes de naturaleza inexacta que relaten universos cambiantes, complejos que desde la incertidumbre permanente cuestionen la fiabilidad de nuestros sentidos y conocimiento.
No mostrar lo ya conocido sino reeducar la percepción mostrando realidades extraordinarias y profundamente intranquilizantes.
Elaborar una relación de imágenes compleja con elementos cotidianos.
Cobijos, refugios o lugares de tránsito que invitan al público a entrar, a posicionarse en él.
Hasta ahora en trabajos anteriores he hablado de una arqitectura del ideal – irreal, la posibilidad de una ausencia remarcada, de proponer un espacio reinterpretado, con más posibilidades dionisíacas y más llenas de recursos vitales.
Ideas habitables, de vacíos para alojar el tedio, para aposentarse y habilitar el sentido del lugar, del lugar del lugar, del ambiente hábil. Así como si habilitar significara habitable.
Forzando los límites entre la realidad y la apariencia a través de la manipulación de las imágenes creando la confusión en el espectador.
Modificación de la visión domesticada de nuestra “ idea de realidad” activando los mecanismos intelectivos del espectador que le haga despertar a la reflexión de lo que está viendo. Instalar la duda.
En toda la propuesta hay un impulso deconstructivo, romper con las relaciones lógicas convencionales entre imagen y significado, ocultando el sentido de lo real.
Relatar otros mundos subjetivos, narraciones lineales, imágenes fragmentarias siempre en contacto con la realidad desaparecen en pos de imágenes de simultaneidad del todo en todo.
Elementos constructivos y ornamentales conviven en una misma imagen.