<< ver todos los archivos de Alberto Reguera

.texto

Expansión, Volumen, Espacialidad y Color
Parangón topológico de las instalaciones de Alberto Reguera
Lo mejor de Alberto Reguera, además de su personalidad increíblemente cálida y carismática, es ser uno de esos artistas que escapan
a cualquier tipo de encasillamiento. Su obra es casi imposible de categorizar, bella y visualmente poderosa, aunque un quebradero de
cabeza para aquellos historiadores del arte o críticos que intentan clasificarlo. Alberto desacata estereotipos y definiciones y lo hace
con un estilo arrollador. Es pintor, escultor, artista de instalación y todo ello a la vez.
Alberto es único en su categoría, cualquier intento de codificación resultará inútil, sin embargo, en un intento de encontrar una
analogía con la que describir la obra del Alberto Reguera, caí en la cuenta de que existe un extraordinario parecido entre su trabajo y
la definición de Topología.
La Topología es un campo de las Matemáticas que estudia la relación entre el espacio y los objetos. En concreto, la Topología se centra en esas relaciones y en su preservación, pese a la gradual deformación de los objetos, como son el estiramiento y la expansión.
Imagine un espacio blanco y cúbico, como la sala de una galería de arte o de un moderno museo, de cuyas paredes cuelga una serie de pinturas abstractas. Imagine ahora que, de repente, debido a una fuerza desconocida, esos cuadros planos y prácticamente bidimensionales empiezan a expandirse adquiriendo la forma de objetos tridimensionales. El color de los lienzos se vierte por los lados y cae sobre las blancas paredes. Parte se esparce por el suelo. Y tan lejos se ha expandido que ya empiezan a parecer formas cúbicas. Empiezas entonces a entender algo, pero sólo es el principio.
Alberto logra el impacto visual empleando colores exuberantes y ricos. Su expresión como pintor abstracto no se limita ni a su paleta, ni a su técnica de aplicación de la pintura. Las gruesas capas de pintura dotan a sus cuadros de una textura orgánica, formas anaglíficas que surgen como si estuviesen talladas en un bajorrelieve fluido. La forma de sus cuadros es casi siempre cuadrada; dan la impresión de ser cubos que sobresalen de las paredes de las que cuelgan.
Estos cuadros expandidos se convierten en objetos con los que Alberto consigue sensacionales efectos, bloques con los que construye sus instalaciones. Cada una de ellas resulta la abstracción de un paisaje en un determinado tono, pero cuando se consideran en grupo, resultan ser una nueva imagen, nada lejana a los coloreados píxeles que podrían formar una imagen digital. Se presta especial atención a la relación espacial entre objetos y a la distancia crítica de observación. La distribución de la instalación está intencionadamente trazada para que se entable un diálogo entre quien observa y la obra. Cada instalación pertenece al espacio que ocupa y de alguna manera resulta efímera en su naturaleza, pese a que sus componentes sean objetos perennes.
Alberto reconoce que la experimentación en su práctica artística entraña su riesgo, pero ese riesgo se ve compensado con creces. Ha conseguido un estilo y un motivo únicos y que su obra sea reconocida internacionalmente. Con su trabajo nos recuerda que el arte de la pintura sigue siendo relevante para el arte contemporáneo y su manera altamente conceptual de emplear la pintura ha superado límites.
En definitiva, podemos asociar la obra de Alberto al volumen. La añadida tercera dimensión de sus lienzos, la inclusión de la profundidad física, se traduce en un aumento neto del volumen real.
Y aunque los objetos son maravillosos por sí mismos, cada uno a su manera, adquieren volumen cuando forman parte de la instalación, la voz de cada pieza se multiplica al unísono, como el sonido de muchos violines en una orquesta sinfónica. Al mismo tiempo, de forma conceptual, sus instalaciones son como estructuras matemáticas en el estudio de la Topología, salen al encuentro de conceptos formales como convergencia, relación y continuidad.
Por Evangelo Costadimas
Hong Kong, Abril 2010

*Texto para el catàlogo de la exposiciòn individual «Alberto Reguera:Beyond Form II».City Hall, Hong Kong, 2010.
Evangelo Costadimas es curator independiente .Ha realizado Master of Fine Arts degree from the Royal Melbourne Institute of technology. Trabajó como resident curator pour Osage Gallery(2008-2009) y t assistant curator de la participación de Hong Kong en la Biennale de Venisse, en 2007.
Traducción: Laurence Corréard