<< ver todos los archivos de Colectivo OMA

ficha

OMA (colectivo, Herguijuela de la Sierra, Salamanca)
En el otoño de 1994, Juanvi Sánchez invita a un grupo de artistas con los que había coincidido durante ese mismo año
en dos exposiciones colectivas —Reunart, Valladolid, y Alegoría en siete movimientos, Astorga— a participar en un
encuentro de arte en la naturaleza en la localidad salmantina de Herguijuela de la Sierra[1]. En ese encuentro —al que
seguirán otros muchos— se constituye un primer colectivo, Sequentia, de actividad débil y discontinua, que en 2000
dará lugar a OMA —Arte-Otros Medios—. OMA canalizará los encuentros anuales que se celebran, desde entonces y hasta
la actualidad, en Herguijuela de la Sierra.
Este evento se plantea como una reunión en la que se convoca a un grupo de artistas que conviven en la pequeña localidad para realizar intervenciones en las calles, en algunas casas y en el entorno natural. La línea general de sus trabajos es bastante heterogénea, si bien todos parten de una poética nada pretenciosa, accesible y respetuosa con el entorno, que se concreta en obras a menudo efímeras enraizadas en la tradición del Land Art, el Povera y las prácticas performativas e instalativas. El grupo de artistas que se ha constituido en torno a los encuentros —entre los que se cuentan Ana García García, Ascensión Muñoz, Carlos Beltrán, Cristina Pimentel, Fernando Méndez, Alfredo Omaña, Jesús Palmero, José Antonio Juárez, Juanvi Sánchez o Manuel Pérez— está abierto a nuevas incorporaciones y la nómina de creadores que participa en cada evento varía considerablemente, incluyendo a personas de todas las edades, muchas de la cuales provienen de ámbitos profesionales que no están directamente vinculados al arte contemporáneo. Fernando Méndez Alcalde describe los encuentros como sigue: “un grupo de gente se reúne en el pueblo durante varios días, en los cuales se prepara la intervención que se quiere realizar, se hace la obra, se expone y se debate. Luego cada uno vuelve a su casa, a la espera del siguiente encuentro, aunque no se abandona la actividad artística. Pero los Encuentros Arte-Otros Medios son mucho más que eso. Es la convivencia de una serie de personas que en todo momento traslucen una creatividad envidiable. (…) Es la compresión o el acercamiento a la pieza no solo de los artistas que participan en el Encuentro sino también la gente del propio lugar que se asombran o critican lo que ven. (…) Es creación sin pretensiones, porque lo que allí se realiza ni se vende ni nadie lo patrocina. Es acercarse a la creación artística desde otros ámbitos e inquietudes, por artistas con una sólida trayectoria pero también por otros, ajenos a las salas de exposición. Es huir de lo convencional y previsible”[2].
Así entendidas, las actividades de OMA tienen un doble objetivo. Por una parte, el colectivo trata de replantear la práctica artística alejándola de las dinámicas mercantiles, mediáticas e institucionales para acercarlas a los problemas de un contexto local muy concreto así como a las necesidades creativas y formativas de cada uno de sus miembros. Al mismo tiempo, movidos por una fuerte conciencia ecológica, el grupo sabe de la necesidad de recuperar para fines culturales ciertos espacios del pueblo, situado en una zona rural en la que deben conciliarse los usos agrarios y lúdicos del entorno con la protección medioambiental del Parque Natural Las Batuecas-Peña de Francia.
Pero el radio de acción de OMA no se circunscribe al ámbito rural. En 2002 desde OMA se coordinó el proyecto De naturaleza urbana, que trataba de replantear la orientación de las intervenciones artísticas en el espacio público que tenían lugar en Salamanca. Nueve artistas vinculados al colectivo —Carlos Beltrán, Juárez & Palmero, Ramón Martín, Chon Muñoz, Alfredo Omaña, Miguel Poza, Helena Ripa, José A. Sánchez y Juanvi Sánchez— intervinieron en las calles, plazas, atrios y claustros de una ciudad, que estaba sufriendo considerables mutaciones relacionadas con las políticas culturales desplegadas por las administraciones con motivo de la celebración dela Capitalidad Cultural del 2002.
Además de la organización de encuentros y exposiciones en los que la práctica artística aparece siempre vinculada con una visión crítica del entorno —urbano o natural— OMA, entendido como un peculiar caso de estudio, resulta también interesante porque parte de sus actividades han derivado hacia la consolidación de una iniciativa empresarial —impulsada por Juanvi Sánchez— que gestiona, entre otros, proyectos de arte en la naturaleza. Localizados en el contexto dela Sierrade Francia, estos proyectos persiguen una dinamización respetuosa del medio rural al tiempo que proponen una aproximación cultural —y no meramente tusítica— al paisaje.
Por Juan Albarrán

Web
http://www.omacolectivo.com/

[1] “Propuse que el reencuentro tuviese lugar en Herguijuela dela Sierra (Salamanca), donde yo tenía una casa familiar (y mi estudio), para trabajar, para hacer obra en el medio rural, algo que quedase allí. Desde el primer año hicimos obra, pequeñas intervenciones en el espacio público (en las calles, en explanadas detrás del cementerio, en el huerto) y también en espacios interiores de casas del pueblo. Me interesa ver el proceso, la evolución de los proyectos. La gente no va a poner su obra allí. La gente viene a pasar unos días a Herguijuela, vive allí y trabaja sobre el terreno. Convivimos y trabajamos juntos. El encuentro, las vivencias, la relación con el medio y con el pueblo, invita a hacer algo más o menos sencillo y efímero, siempre vinculado al contexto”. Entrevista con Juanvi Sánchez, Salamanca, 18 de noviembre de 2010.
[2] MÉNDEZ ALCALDE, Fernando: “OMA y los encuentros arte-otros medios”, en VV.AA.: De naturaleza urbana, Salamanca, Consorcio Salamanca 2002 / OMA, 2002, s/p.