<< ver todos los archivos de Isidro Tascón

ficha

Isidro R. Tascón (León, 1971)
Cuando se considera la larga lista de méritos que conforman el currículo de
Isidro Tascón se cae en la cuenta de su vocación y su voluntad internacionales,
las cuales ha sabido inculcar a su obra. Inició sus estudios en la Facultad de Bellas
Artes de la Universidad de Salamanca y, poco tiempo después, en 1992, ganó el
primer premio de pintura en el I Certamen Provincial de Arte Joven de León.

A partir de ese momento, el reconocimiento de su trabajo mediante la concesión de premios y becas y la ampliación de sus estudios en el extranjero constituyen dos de los más notables factores de su éxito.
En 1994 se trasladó a Kassel (Alemania), donde cursó los dos últimos años de su licenciatura y amplió su formación práctica mediante la realización de talleres de pintura (con Urs Lüthi y Norbert Radermacher), de litografía (con Jochen Kastrup) y de reprografía (con Alfred Bergs), además de participar en la documenta X (1997) en el Museum Fridericianum, y a la que regresó en su siguiente convocatoria: documenta XI (2002). Esta etapa formativa se prolongó con la asistencia a diversos cursos de arte y teoría del arte contemporáneo y con el Master en Museología y Exposiciones de la Universidad Complutense de Madrid (2001). Para entonces había sido finalista del Premio Caja España de Pintura (1998); había participado en distintas convocatorias del Certamen Autonómico de Artes Plásticas de la Junta de Castilla y León (1996, 1997, 1999, 2000); logró el premio de litografía en el Certamen Gráfico de Jóvenes Creadores 1999 organizado por la Calcografía Nacional –Casa de la Moneda; fue primer premio de pintura en el I Premio de Pintura Joven del Instituto Leonés de Cultura (2000); obtuvo Mención de honor en escultura en Generaciones 2001, de la Fundación Caja Madrid, y ganó el primer premio en el V Premio Carriegos de Pintura de León (2003) con una obra perteneciente a la serie Cualidad térmica (2002-2003). La concesión de la beca del Ministerio de Asuntos Exteriores para realizar estudios Artísticos en la Hochschule für Gestaltung und Kunst de Basilea (Suiza), en 2000, y las estancias en la Academia de España en Roma (2002-2003) y en el Colegio de España en París (2004) supusieron la culminación de un dilatado y continuo proceso formativo y experimental. Por otro lado, su primera exposición individual data de 1997 y desde entonces ha realizado numerosas muestras individuales –Espacio de Arte Cubo Azul (León), Galería Varrón (Salamanca), Museo Bartola (Gijón), Galería Vértice (Oviedo), Galería Marisa Miramón (Orense), Galería Ernst Hilger (Viena) y Galleria Marchetti (Roma)– y colectivas, tanto en España como en el extranjero. Además, ha estado presente en diversas ferias del circuito internacional: Arco, Art Salamanca, ArteSantander, MiArt, Artelisboa.
Isidro Tascón se ha forjado como artista multidisciplinar que trabaja en los campos de la pintura, el grabado, la escultura, la fotografía y la instalación. Sobresalió a comienzos de la década pasada con una obra producto de sus investigaciones sobre los límites de la pintura y sustentada en el empleo de materiales y soportes como el fieltro, la madera, el cristal y el hierro, que consideraba como materias originales depuradas de toda connotación simbólica o ajenas a su uso convencional. Con dichos materiales ha producido esculturas y cuadros –muchos de las cuales se inscriben en la serie Cualidad térmica– fundamentados en el cuadrado y el rectángulo como formas primigenias perfectas, convirtiéndolas en los módulos de un trabajo limpio y ordenado. Las esculturas que conforman la serie Spiegelungen (2003-2004) confirman su decantación por las formas netas y regulares. Sin caer en la anécdota ni en lo decorativo, y superando una estética minimalista e incluso conceptual, Tascón entró de lleno en una práctica postpictorialista. Sus cuadros de fieltro se presentan como paisajes genéricos, donde ni el color puro ni las texturas pretendían sustituir los valores gestual y emocional de la pincelada.
A partir de 2001 introdujo el neón como material de trabajo. Se trataba de un viraje en el cuestionamiento de los materiales del arte a la vez que introducía una nueva variante de reflexión: la relación de lo verbal y lo visual. De aquel año es la pieza Libros-Bücher, cuyo título revela el recurso de Tascón a crear juegos de binomios, traducción, sinónimos o antónimos, de palabras escritas en español y en alemán y que ha caracterizado su trabajo posterior. En la obra Himmel (Cielo, 2003), la palabra escrita con neón flota en agua dentro de una caja de hierro, desencadenando de esta manera una dialéctica entre soporte y lenguaje. La serie Términos (2003) constituye el siguiente paso de este discurso plástico, al poner el acento en la unión de contrarios sobre los que se sustenta la condición humana. En este caso, y siempre con cajas de hierro dispuestas en dos filas, las palabras de neón descansaban sobre arena. En cada una de ellas se leían las palabras amor, hass (odio), fracasao, erfolg (éxito), vida, tod (muerte), mal y gut (bien). Mediante este dispositivo de pares de contrarios Tascón pretendía hacer visible la ley de contrarios que rige el mundo. La pieza se completaba con dos pantallas en la pared en las que se leían las palabras Ja y Nee en cada una, mientras se escuchaba la voz de Joseph Beuys pronunciándolas (JaJaJaJaJa, NeeNeeNeeNeeNee, 1969). Isidro Tascón ha desarrollado y ampliado esta obra, introduciendo nuevos pares de términos. La última expresión de Términos, de 2007, se compone de las siguientes asociaciones de contrarios: Kunst/Capital (arte/capital); Denken/Plastik; (pensamiento/plástica), Sonnenuntergang/Sonnenaufgang (anochece/amanecer), Eindruck/Ausdruck (impresión/expresión), Liebe/Freihelt (amor/tiempo libre).
Su último gran trabajo expositivo es Palast (2007), compuesto a su vez por tres trabajos: Palast (Palacio de la República), Heimweh (Nostalgia) y Términos, al que acabamos de aludir más arriba. Los dos primeros consisten en una ingente serie de fotografías tomadas en Berlín durante una larga estancia en el año 2006. El cambio de medio no supuso un alejamiento de su interés por las cuestiones de visión, orden y composición que había desarrollado anteriormente. También, la dialéctica de los contrarios que había iniciado años antes se enriquecía ahora con el binomio memoria y presente a partir de la decadencia material y simbólica de Berlín. El único asunto de Palast es el esqueleto metálico y las escombreras del Palacio de la República, sede del gobierno durante la época comunista, abandonado en sus usos tras la unificación de Alemania. Las fotografías de Tascón ponen de relieve las paradójicas metáforas que el edificio encierra: a su valor de símbolo de poder en la historia se impone el olvido en la actualidad, pues el palacio tiene aluminosis. La serie Heimweh versa sobre la decostrucción de sus señas de identidad y su declive urbano. En ambos conjuntos de fotografías las personas han quedado voluntariamente excluidas y, en gran medida, recupera la visión romántica de la estética de la destrucción. Además, en alusión a los materiales de la ruina y la demolición, Tascón montó las imágenes sobre cristal y aluminio. En este último caso, plegó las planchas metálicas para conferir a las fotografías la idea de arruga y de descomposición. Bajo el nombre y el auspicio de Constelación Arte de la Junta de Castilla y Léon, Palast ha recorrido distintas capitales de provincia castellanoleonesas durante el año 2008 (Burgos, Zamora, León, Salamanca –DA2 Artium), así como la Academia de España en Roma, en 2009.
Rocío Robles Tardío