<< ver todos los archivos de Rufo Criado

ficha

(Aranda de Duero, Burgos, 1952).
La obra de Rufo Criado se ha basado en un progresivo camino hacia la depuración formal de su pintura.
Aunque iniciado en propuestas neoexpresionistas en los años 80, su obra se decantó en los 90 por la síntesis
formal estricta de un modelo iconográfico abstracto cuyas variaciones han dado lugar a un coherente proyecto.
Sobre la base de un modelo paisajístico, la relación entre la verticalidad y la horizontalidad, la presencia del
objeto y su reflejo, y la ocupación del espacio pictórico en la base de una retícula, Criado ha mantenido su
diálogo con los orígenes del espacio de representación modernista.
Su pintura podría vincularse con las experimentaciones constructivistas y neoplasticistas así como en las mecanizaciones del gesto pictórico de artistas de los años 60 y 70. En este sentido recoge la herencia de la pintura de vanguardia y de neovanguardia, las paradojas de la forma pictórica, y la estructura básica del espacio de representación de la tradición pictórica. A ello se suma una concepción serial de las obras que en ocasiones actúan como secuencias que son al tiempo narrativas y abstractas. Sus propuestas se despliegan con ello en todo momento sobre los espacios expositivos incorporándolos a sus proyectos de manera consciente. En sus últimos años el uso de nuevos soportes expanden el campo pictórico para establecer diálogos con la luz de los entornos donde se instala la obra y el dispositivo informático con el que son producidas.
Rufo Criado es uno de los miembros fundadores del colectivo A UA CRAG (Colectivo de Acción Artística y Espacio Alternativo), creado en Aranda de Duero en 1985 y en cuya gestión permanece hasta 1994. En este aspecto su liderazgo indudable en el grupo le sitúa como uno de los creadores conceptuales del proyecto. En este período los contactos internacionales que entabla el colectivo y sus experiencias de gestión le llevan tanto a madurar su obra como a generar las bases de un diálogo institucional con otros artistas e intermediarios. Esta última parcela de su actividad podría verse como decisiva a la luz de su posterior diseño de la colección de Caja de Burgos y la creación del Centro de Arte que la alberga en la actualidad. Desde 1992 hasta 2007 ha constituido una de las mejores colecciones en la comunidad con más de 100 exposiciones de artistas nacionales e internacionales. Entre 2003 y 2006 dirige el CAB de Burgos con la misma solvencia situando al centro en el panorama artístico español.
La implicación en los espacios de exposición sobre los que trabajan en las diferentes experiencias le llevan a la concepción más espacial de su propia pintura hasta sugerir una objetualización de las obras y a una concepción progresivamente más tridimensional. La etapa de exploración sintética del espacio pictórico se ordenaría retrospectivamente en la exposición que tiene lugar en 2001 en la Sala Amorós Salvador de Logroño bajo el título Paisajes de la racionalidad. 1990-2000. Desde mediados de los 90, tras dejar A UA CRAG, pasa a desarrollar algunos proyectos internacionales en Londres, París, Stuttgart y Nueva York de la mano de la Galería AELE-Evelin Botella, de Madrid, que le representa en la actualidad. De la “pintura instalada” que había venido desarrollando desde 1990 podría identificarse un viraje en su obra relacionado con la utilización de herramientas informáticas a partir de 2003, fecha en la que comienza sus diseños para cajas de luz que han caracterizado su obra en los últimos años. Estas composiciones digitales no hacen sino reforzar los planteamientos que habían sido reconocibles en formatos anteriores pero incorporan el tratamiento digital de fragmentos fotográficos que recogen la estructura paisajísitca que ha sido una constante en su obra. En esta dirección la presencia de configuraciones visuales asociadas a elementos de la naturaleza, como los reflejos acuáticos y sus potencialidades deformantes o “reformantes” han dado pie a lo que podríamos considerar una nueva etapa en su obra. La alteración de los formatos en formas circulares explicaría en este contexto las series de Ojos de agua como las que fueron expuestas en itinerancia por el Instituto Cervantes. Buena parte de esta segunda edad de su pintura pudo verse en la exposición organizada por el Museo de Bellas Ares de Santander en 2007 bajo el título El puente de la visión.
Quizá no menos importante como hito de su trayectoria sea la exposición que el Centro de Arte de Caja de Burgos le dedica en 2010 con el título En la distancia verde, donde se adjuntan a las obras más recientes de origen digital los documentos de trabajo de Rufo Criado. Entre éstos que se encuentran numerosas fotografías y dos trabajos videográficos. La decisión comisarial de Emilio Navarro para el CAB aporta una interesante perspectiva del trabajo de Rufo Criado sobre su carácter procesual que explica el camino desde el momento perceptivo, asociado a una experiencia sensitiva de la naturaleza, hacia la elaboración formal y la síntesis cromática que caracteriza su obra. Estos documentos, que podrían recordar a los collages del artista creados a partir de envases y envoltorios que se exponían entre 2001 y 2002 en una muestra itinerante bajo el título Cristal Metálico (Púrpura), muestran una versión de la obra de Rufo Criado que aporta una dimensión ideativa en el plano de la observación de lo cotidiano. Esta idea micrológica, de profundización sobre los juegos de formas y transparencias del detalle, que podría asociarse a la mejor tradición pictórica desde el último Monet hasta Richter, cobra en Rufo Criado una conciencia del soporte pictórico que ha permanecido ajena al devenir de las polémicas del circuito. En este terreno, la coherencia y tenacidad de su obra son valores ya indudables y consolidados por su trayectoria.
Por Víctor del Río [1/4/10]