<< ver todos los archivos de Enrique Piñuel Martín

Enrique Piñuel Martín

El trabajo de Enrique Piñuel se basa, principalmente, en la reutilización de la imagen. Su obra toma como punto de partida
el cine y la iconografía popular, para crear después una obra nueva con un sentido y en un contexto diferente al original.
En un mundo sobrecargado de imágenes e información quizás el secreto no está ya en producir solo nuevas imágenes si no
en seleccionar, archivar y reelaborar las ya existentes. El concepto de reciclador audiovisual, frente al clásico, realizador
audiovisual.
Su relación con las imágenes está basada en una profunda cinefilia. Quizás se podría hablar no tanto de los límites entre cine
y videoarte si no de los “no límites” y acercarnos más al concepto de cine expandido para hablar de la trayectoria de Enrique.

En The dancer’s cut (2007) premio “Vanguarclasidia” 2007 da una vuelta de tuerca al clásico género del musical elaborando una obra de corte y confección única, donde podemos encontrar a Fred Astaire bailando a ritmo de música electrónica. Una obra en la que además se presenta una segunda lectura, ya que en la pieza conviven iconos del folclore tradicional español de los 50 y los 60, con iconos del cine internacional, que en su día no pudieron compartir espacio cinematográfico, por la censura de la época.

El found footage es una de las prácticas cinematográficas más antiguas pero en España hasta los años 70 no tuvo demasiada relevancia. Fue con Iván Zulueta y Basilio Martín Patino cuando empezó a cobrar interés. Estos dos autores suponen una gran influencia en toda la trayectoria de Enrique, especialmente Patino, que además es su más insigne paisano.
Ya con la llegada del SXXI, internet y la digitalización de las imágenes, el found-footage toma relevancia convirtiéndose en el medio de expresión de un buen número de autores/artistas.

¿Quién puede matar a un hombre? (2009) premio mejor obra experimental en el “X Festival de Creación Audiovisual de Majadahonda” 2010 incide en el found footage jugando también con el montaje sonoro de música y diálogos de películas. Se trata de descontextualizar y recontextualizar, una labor que cuenta con la interacción constante del espectador, con el que Enrique juega constantemente.

Dos de sus más reciente creaciones en torno al found footage surgen de su estrecha relación con dos músicos contemporáneos, dando con ellas un paso más allá del videoclip tradicional para acercarse a la película musical. Dreams (2010) con música original de Miguel Marín aka Arbol se convierte en una pesadilla de infancia y con Marie/Más allá (2011) fusiona dos temas del grupo Remate, dando lugar a una sugerente amalgama de imágenes y sonidos.

En junio del 2012, el espacio de arte Flausina de Lisboa acogió una retrospectiva de toda su producción en found footage bajo el título “Stolen Films” donde además de las anteriormente citadas, pudieron verse también; Speed, Speed (2011) y una nueva colaboración con Remate; Superluv (2012)

Pero Enrique Piñuel se sumerge también en el ensayo cinematográfico y el documental. Noruega (2010) es una obra de espíritu libre. Una película de viajes, que recuerda las películas familiares pero con un sentido inquietante. Puentes (2012) estrenado en el Festival L’Alternativa de Barcelona, en noviembre del 2012, propone una reflexión acerca del propio cine a través de imágenes reales rodadas en distintos escenarios de la provincia de Salamanca por donde pasa el río Tormes y el ensamblaje con el audio encontrado de conocidas películas. Una obra intimista en la que se posiciona más allá de la estética de sus anteriores trabajos, creando ahora una reflexión sobre su propio entorno y la representación de la realidad.

Decía Robert Bresson; “El porvenir del cinematógrafo está en una raza nueva de jóvenes solitarios que rodarán invirtiendo hasta su último céntimo y sin dejarse engañar por las rutinas materiales del oficio”. Las películas autodidactas, sin límites y amateurs en el sentido más fresco y cercano de la palabra de Enrique, son sin duda muestra de ese nuevo cine, por venir.

Natalia Piñuel Martín
Programadora Audiovisual